0 item:
 x 

¡Carro vacío!

"SOMOS LO QUE COMEMOS" Las grasas ¿son todas iguales?

"SOMOS LO QUE COMEMOS" Las grasas ¿son todas iguales?

 

La idea de que las grasas saturadas son malas para la salud cardiovascular lleva arraigada mucho tiempo en nuestra sociedad. Todo comenzó en 1953 cuando el Dr. Ancel Keys publicó un artículo comparando el consumo de grasas saturadas y la mortalidad por enfermedades del corazón. Keys basaba su teoría en un estudio de seis países, en los cuales el consumo de grasas saturadas era igual a las altas tasas de enfermedades del corazón. Sin embargo, él convenientemente ignoró la información de los otros 16 países que no encajaban en su teoría.

 

La insistencia, desde entonces, de eliminar la grasa saturada de la dieta ha coincidido, paradojicamente, con un aumento a lo largo de los años del riesgo de enfermedad cardiovascular. Desde hace años la moda de productos bajos en grasa ha llenado nuestras despensas. Para entender de que hablamos veamos a grandes rasgos cuales son los tipos de grasas:

Grasas saturadas: provienen de animales (carnes, lácteos, quesos) y de aceites tropicales (coco y palma), principalmente.

Grasas monosaturadas: aceite de oliva, frutos secos, aguacates.

Grasas poliinsaturadas: los famosos omega3 y los omega 6 . Como merecen mención especial nos ocuparemos de ellas en el próximo artículo

Grasas trans o hidrogenadas: abundantes en margarinas, bollería industrial, comidas procesadas, etc. Estas son realmente las que deben evitarse.

 grasas 4

De todas ellas las malas de la película como decíamos, han sido las grasas saturadas pero parece que últimamente las cosas están cambiando. Como siempre, en cuestiones de nutrición nunca dejamos de aprender y a veces volver la vista atrás en el tiempo nos da buenas pistas. La dieta que ha seguido el Homo Sapiens en su evolución o sin ir tan lejos, las dietas más tradicionales de nuestras abuelas han incluido siempre grasas saturadas.

 

La grasa es un macronutriente fundamental para el desarrollo del cerebro, la construcción de las membranas celulares, la síntesis de hormonas, el sistema inmunológico, fijar el calcio en nuestros huesos, el funcionamiento de órganos vitales como el hígado, los pulmones o el corazón y además uno de los alimentos más perfectos para los humanos, la leche materna, está compuesto mayoritariamente por grasa saturada. Entonces, por qué nos han recomendado durante tanto tiempo que disminuyéramos su consumo?.
"La relación tan aparentemente lógica entre consumo de grasa alimentaria y acumulación de grasa corporal se ha tambaleado", señalaba José Mª Ordovás, director del laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Aging de la Universidad de Tufts (EEUU) y uno de los principales expertos en el área. También coinciden con él Dariush Mozaffarian, codirector del programa de Epidemiología Cardiovascular de la Universidad de Harvard que afirma que la recomendación de reducir las grasas en la dieta es un error, porque la dieta depende de muchas cosas; si sólo medimos el colesterol, tenemos una fotografía reducida". También el cardiólogo británico Aseem Malhotra, dice que es el momento de suprimir el dogma que asocia grasa saturada y enfermedad cardiovascular.

 

grasas 3El 'miedo' a la grasa, señala el cardiólogo, llevó a una considerable reducción de su presencia en los productos procesados, pero a cambio hemos añadido azúcares para mantener sabores. Maholtra recomienda una dieta tipo mediterránea rica en aceite de oliva, frutas verduras y pescados a sus enfermos cardiovasculares. También afirma que la mantequilla, el queso y la carnes rojas (ojo!, nada de carnes procesadas), son saludables, y apunta que el verdadero peligro lo representa el elevado consumo de azúcares, harinas refinadas y las grasas hidrogenadas.


Los factores de riesgo cardiovascular (colesterol total, triglicéridos, lipoproteinas de baja densidad, etc) no se reducen por llevar una dieta baja en grasa, tal y como ha demostrado uno de los estudios que forman parte del PREDIMED. Lo explicaba Jose Mª Ordovás , las dietas bajas en grasa no le van bien a todo el mundo, incluso pueden ser contraproducentes dependiendo de la genética. Pero la dieta Mediterránea rica en grasa con consumo de aceite de oliva y frutos secos sí favorece a todo el mundo.


El sentido común debe acompañarnos siempre, y la comida tradicional y mediterránea posee alimentos maravillosos ricos en grasas, puesto que lo que queda claro es que no todas son iguales, podemos consumir sin miedo aceite de oliva, pescados azules y blancos, frutos secos(si no hay alergias) y aguacates. Si estamos sanos las grasas de origen animal como la leche, los quesos, mantequilla y carnes no supondrán un problema dentro de una alimentación sana y variada. Sí debemos evitar las grasas hidrogenadas y para terminar, como siempre, lo más saludable es consumir, siempre que se pueda, productos naturales, animales criados en libertad y alimentados con productos de calidad.

 

 

 

Silvia Navarro Sanmiguel
Ingeniero Agrónomo especialista en Industrias Agroalimentarias

 

 

 

Etiquetas:
Valora este artículo del blog:
0
Continuar leyendo
644 Hits
0 Comentarios

SOMOS LO QUE COMEMOS " LAS VITAMINAS I"

SOMOS LO QUE COMEMOS " LAS VITAMINAS I"

LAS VITAMINAS I

 

Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en el correcto desarrollo de nuestro cuerpo. Las vitaminas inician y promueven casi todos los procesos bioquímicos que tienen lugar en el organismo. Las necesitamos para crecer, combatir enfermedades, reparar tejidos dañados y mantener una salud óptima ya que sin ellas el organismo no sería capaz de aprovechar de manera eficiente los nutrientes que se obtienen de los alimentos.


Tradicionalmente se han clasificado en vitaminas hidrosolubles y liposolubles. Hoy vamos a hablar de estas últimas, las vitaminas A, D, E y K. Son insolubles en agua , pueden ser almacenadas en el cuerpo y no se eliminan con la orina por lo que altas dosis (sobre todo de vitaminas sintéticas)pueden ser perjudiciales.

 

vitaminas lipo

 


La Vitamina A o retinol: interviene en la formación y conservación de los huesos, de los dientes, de la piel y tiene un a función primordial sobre la vista, ya que la vitamina A resulta necesaria para la formación de los pigmentos de la retina, que son los que nos permiten ver con poca luz. También tiene un papel importante sobre el sistema inmunitario y la reproducción. La verdadera vitamina A natural (retinol) en realidad sólo proviene de fuentes animales como el aceite de hígado de bacalao, el hígado de los animales, y en menor cantidad de la mantequilla, los huevos y la grasa de la leche. Otra forma natural de conseguir vitamina A es el beta-caroteno ya que es un precursor de la vitamina A. Las zanahorias, batata o camote, spirulina (alga), verduras de hojas verdes, calabacín, pimiento rojo, y otras frutas y verduras.


La Vitamina D es fundamental para mantener los huesos fuertes ya que regula la fijación del calcio, garantiza un sistema nervioso saludable, influye en el proceso de coagulación de la sangre y fortalece el sistema inmunológico. Podemos tomar mucho calcio, pero si los niveles de Vitamina D son bajos, no lo absorberemos. En la fijación del calcio también tiene un papel principal la vitamina K2.
Es difícil obtener suficiente vitamina D sólo de los alimentos (la yema de huevo, carnes de vísceras, leche entera, mariscos y los pescados azules son una buena fuente de precursores de esta vitamina, pero relativamente pequeña). La mejor fuente de vitamina D utilizable por nuestro cuerpo es la que producimos a partir de una exposición moderada y regular al sol, sin quemarnos. El aceite de hígado de bacalao es una de las mejores fuentes naturales conocidas de la vitamina D, pero es mejor usar pequeñas cantidades y preferible en invierno para evitar exceso de vitamina A. Cada vez hay más estudios que nos muestran lo importante que es tener unos niveles adecuados de vitamina D. En cuanto a los suplementos sólo son recomendables los de vitamina D3.


La Vitamina E, es un poderoso antioxidante que protege las células, ayuda a combatir infecciones, favorece la cicatrización de tejidos, protege las membranas celulares y los órganos del cuerpo. Las mejores fuentes utilizables son los aceites vegetales (germen de trigo, oliva, girasol) vegetales de hoja verde, frutos secos , yema de huevo, hígado, kiwi, aguacate, mango, coco y cereales integrales.


En cuanto a la Vitamina K, existen tres tipos principales: la K1 se encuentra en abundancia en hortalizas y verduras de hoja verde. La K2, por el contrario, es de origen animal y parece que el cuerpo la absorbe mejor y sus beneficios para la salud son todavía mayores. Es sintetizada por el organismo humano a partir de las bacterias del intestino y la encontramos sobre todo en el natto (producto japonés de soja fermentada), algunos tipos de quesos(edam, gouda, brie, curado), productos fermentados naturales con bacterias adecuadas, hígado de ganso y yema de huevos. La K3, por último, es una variedad sintética de la vitamina K, desarrollada en laboratorio, y cuyo uso solo es recomendable bajo prescripción médica.

 

 

MUJER JAPONESA BR

La función más importante de la vitamina K1 es la que desempeña en el proceso de coagulación de la sangre, básico para el desarrollo de la vida. La vitamina K2 está estrechamente relacionada también con el proceso de formación y desarrollo de los huesos, y su presencia es imprescindible para la fijación del calcio y para la correcta remineralización ( impide que se depositen calcificaciones en arterias y tejidos). Pero además la vitamina K2 promueve la salud vascular, protege la piel, estimula el sistema inmunológico en general, protege las células del daño oxidativo, ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre y a combatir el envejecimiento prematuro.

 

Un dato curioso es que las mujeres japonesas consumen uno de los alimentos más ricos en vitamina K2 (“natto”) y poseen una piel tersa y radiante.

 


Silvia Navarro Sanmiguel
Ingeniero Agrónomo especialista en industrias alimentarias

 

 

 

Etiquetas:
Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
403 Hits
0 Comentarios

"SOMOS LO QUE COMEMOS" LOS FAMOSOS HIDRATOS DE CARBONO

"SOMOS LO QUE COMEMOS" LOS FAMOSOS HIDRATOS DE CARBONO

LOS FAMOSOS HIDRATOS DE CARBONO.

 

Los hidratos de carbono (HC) han formado parte de nuestra de dieta desde nuestros orígenes ya que son un macronutriente esencial, al igual que las proteínas y las grasas. La principal función que tienen es la de aportarnos energía aunque también tienen un importante papel estructural menos conocido.

La dieta de nuestra especie fue durante miles de años relativamente baja en HC ya que los hombres en la prehistoria fueron principalmente cazadores-recolectores, pero con la aparición de la agricultura y el sedentarismo hace aproximadamente 10.000 años cambió radicalmente nuestra dieta y el consumo de alimentos ricos en hidratos aumentó considerablemente. Tradicionalmente pensamos que los hidratos de carbono son los cereales (harinas, pastas, pan , arroz, maiz, etc), pero también son ricos en HC otros alimentos como las legumbres, frutas, verduras y hortalizas.

A los hidratos también se les llama glúcidos o azúcares y tradicionalmente se han clasificado en simples y complejos.

En teoría los simples, se digieren rápidamente y pasan al torrente sanguíneo en minutos, lo que implica que la concentración de azúcar en sangre se eleva ( por ejemplo el azúcar de mesa ), inmediatamente nuestro organismo segrega una hormona llamada insulina, cuya función es trasladar el azúcar a las células, y una vez cubiertos los requerimientos de energía, el exceso de glucosa se convierte en glucógeno que se almacena en el hígado y músculos y el resto se transforma en grasa. También se dice que los HC complejos (almidones), tardan más en ser absorbidos, por lo que producen una elevación lenta y moderada de la glucosa en sangre. Pero se ha demostrado que algunos almidones producen un pico glucémico más importante que algunos azúcares simples, por ejemplo las patatas fritas.

 

hidratos de carbono

 

En la actualidad, nos están alertando de los problemas que conlleva el consumo excesivo de ciertos hidratos de carbono, sobretodo en su forma más refinada. La comunidad científica ha intentado clasificar los hidratos según su respuesta a la glucemia (y a la insulina) que producen al ingerirlos, ya que se ha observado que el exceso de liberación de insulina conlleva acumulación de grasa visceral, obesidad y/o enfermedades cómo hipertensión arterial, diabetes tipo II o aterosclerosis. Para ello, se ideó el concepto del índice glucémico(IG). Éste es un valor que sirve para cuantificar la velocidad de absorción de los hidratos de carbono presentes en un alimento, aunque no contempla la cantidad de éstos en una ración normal. Por ejemplo, para comparar el índice glucémico de zanahoria cocida o de pan blanco, se debe utilizar mucha mayor cantidad de zanahorias ya que éstas tienen menos hidratos que el pan. También influyen otros factores en el aumento del indice glucémico de un alimento, como la forma de cocinarlo o producirlo.

 

Es más correcto hablar de la carga glucémica de un alimento que es el resultado de la interacción del IG junto con la proporción de HC en una ración normal del nutriente, por lo que es la forma más fiable de conocer cómo altera nuestra glucemia un alimento.

Carga Glucémica = Índice Glucémico x proporción de HC en una ración normal. Gracias a la evolución de éste concepto, los alimentos se han clasificado correctamente, desterrando el mito de que el plátano tiene mucho azúcar o que las uvas engordan. En realidad, tienen un índice glucémico medio-alto (más alto incluso que la pasta, por ejemplo), pero tienen una carga glucémica muy baja (parecida a la de una manzana o de cualquier otra fruta u hortaliza).

Los alimentos con carga glucémica moderada y/o baja son las legumbres, muchas frutas, verduras y hortalizas.

Los alimentos con mayor carga glucémica son los cereales (sobretodo refinados), las harinas, los siropes, la bollería y otros productos procesados a partir de cereales o azúcares, por eso la mejor opción será siempre utilizar los de grano entero o integral auténtico.

Los productos con granos enteros incluyen las tres partes que componen el grano, (el salvado, el endospermo y el germen).

 

 

images 4

 

Los granos refinados, en cambio, son aquellos que pasaron por un proceso mediante el cual se les quita el salvado y el germen. De este modo el cereal pierde la fibra, minerales, antioxidantes, fitonutrientes y muchas vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico) , que son esenciales para el organismo.

Muchos productos que provienen de harinas refinadas se encuentran “enriquecidos” ya que después del procesamiento les agregan algunas vitaminas B y hierro. Y algunos productos también contienen cantidades adicionales de cáscara agregada que aportan fibra, (como el salvado de avena o trigo) pero no necesariamente son productos de grano entero o integral. Hay que leer las etiquetas cuidadosamente.

 

Silvia Navarro Sanmiguel

Ingeniero Agrónomo especialista en Industrias Alimentarias

 

 

Etiquetas:
Valora este artículo del blog:
0
Continuar leyendo
775 Hits
0 Comentarios

8 Claves para adelgazar y recuperar tu belleza de forma saludable.

8 Claves para adelgazar y recuperar tu belleza de forma saludable.

 

MiCursoMindfulness organiza una charla sobre las Claves para adelgazar y recuperar tu belleza de forma saludable!!

 

Te espero el próximo 2 de junio,a las 11:30 en el club de golf Retamares de Alalpardo!

 

Puedes hacer tu reserva aquí: CHARLA ALIMENTACIÓN

 

¿Que aspectos imprescindibles vamos a revisar?:

 

8claves

1. NO PASAR HAMBRE El hambre es uno de los impulsos más fuertes ligado al ser humano, luchar contra él es muy difícil, genera ansiedad y estrés. Este es el motivo principal por el que fracasan las dietas. Te daremos las recomendaciones más eficaces para que te sientas satisfecha y no pases hambre, así como para controlar los antojos.

2. ALIMENTOS DE VERDAD. Aunque la medicina ha conseguido que vivamos más tiempo, la obesidad, las enfermedades degenerativas y autoinmunes han aumentado de forma alarmante en los últimos tiempos. Lo que comemos está directamente relacionado con el funcionamiento interno de nuestro cuerpo y se refleja en la belleza exterior. La pirámide de alimentación debe ser nuestra guía a seguir?. Son buenos los hidratos de carbono… y las grasas?. Te sacaremos de dudas.

 

 

diatrampa 3. ELIMINAR LOS PRODUCTOS QUE NOS BOICOTEAN. La dieta mas efectiva para promover la obesidad y la mala salud es la dieta moderna. Estamos rodeados de productos apetecibles con texturas y sabores que generan placer y adicción. Tenemos que aprender a distinguir los alimentos de los productos nutricionales, esto nos ayudará a hacer las elecciones correctas.

4. IMPORTAN LAS CALORIAS?. Las calorías son importantes pero son las hormonas las que regulan el almacenamiento de grasa y el apetito. Entendiendo este proceso y eligiendo los alimentos adecuados regulamos las hormonas y adelgazamos.

 5. CUANTAS VECES AL DIA DEBEMOS COMER?. Destruyendo el mito de que debemos comer a menudo y pequeñas cantidades para tener activo el metabolismo.

 

 

comida6. PLANIFICACIÓN EN LA COCINA. Aprendamos de nuestras abuelas. Si queremos adelgazar y mejorar la salud debemos tener un plan estratégico que comienza en el supermercado y pasa por nuestra cocina antes de llegar a la mesa.

7. MITOS DE LOS SUPERALIMENTOS. Parece que están de moda ciertos alimentos milagrosos. Que hay de cierto en los “súper alimentos”. Ayudan a adelgazar y tener buena salud?. Algunos de ellos están más cerca de lo que pensamos.

8. ROMPER LAS REGLAS ES BUENO. Lo que se llaman “los días trampa”, nos ayudan a no rendirnos en nuestro camino de “estilo de vida saludable”, pero hagámoslo de manera consciente y sin arrepentimiento.

 

 

 

Y....... NO DESAPROVECHES NINGUNA OPORTUNIDAD DE MOVERTE!. El ejercicio será nuestro aliado imprescindible.

 

Imparte:  Silvia Navarro.

Ingeniera agrónoma especializada en alimentación. Curso de Nutrición Clínica.

 

 

Valora este artículo del blog:
0
Continuar leyendo
726 Hits
0 Comentarios

SOMOS LO QUE COMEMOS: "Los antioxidantes"

SOMOS LO QUE COMEMOS: "Los antioxidantes"

La dieta nos proporciona los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Sabemos que de los alimentos extraemos los principales macronutrientes: proteínas, hidratos de carbono y grasas. Pero hay otras sustancias presentes en los alimentos que cumplen una importante misión en cuanto a salud se refiere. Los antioxidantes son compuestos químicos, algunos muy conocidos como la vitamina C, que el cuerpo humano utiliza para eliminar radicales libres (RRLL). Los RRLL son compuestos muy reactivos e inestables que buscan “robar” electrones de otras moléculas para encontrar estabilidad, de esta manera oxidan las células y producen, alteraciones en el ADN y cambios diversos que aceleran el envejecimiento del cuerpo. Este proceso se llama oxidación. Los RRLL se forman en contacto con el oxígeno en muchos procesos internos necesarios, como el metabolismo o la actuación del sistema inmune cuando ataca virus y bacterias. Sin embargo, existen factores ambientales -contaminación, tabaco, mala alimentación- que incrementan la dosis de estos compuestos en nuestro organismo.

 

dish food salad harvest ok

 

El cuerpo maneja los radicales libres que se generan de forma natural, pero si su concentración aumenta excesivamente, se produce lo que se llama “estrés oxidativo” y los temidos daños. Internamente producimos algunos de los antioxidantes que neutralizan los radicales libres como el glutatión, la melatonina, la coenzima Q10 y otras enzimas importantes. No obstante, el cuerpo depende de fuentes externas, la dieta principalmente, para obtener el resto de los antioxidantes que necesita y minerales imprescindibles en esta tarea de protección frente a la oxidación. Los investigadores han estudiado si el uso de suplementos de antioxidantes puede ayudar a bajar el riesgo de padecer cáncer en humanos.

 

En general, estos estudios han ofrecido resultados mixtos, y aunque algunos han llegado a la conclusión de que personas enfermas de ciertos tipos de cáncer se ven perjudicadas por tomar suplementos de antioxidantes, lo que es indiscutible y viene avalado por numerosos expertos es que los antioxidantes contenidos en los alimentos naturales tienen efectos beneficiosos sobre distintos aspectos de la salud. Según el doctor Bernat Vanaclocha, experto en fitoterapia, "la capacidad antioxidante del famoso resveratrol sigue siendo investigada para confirmar si es capaz de proteger al organismo de los radicales libres, lo que puede ayudar a prevenir o reducir los síntomas de enfermedades crónicas, como las cerebrovasculares o la diabetes, así como para retrasar el envejecimiento". Por su parte Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid ha puesto de manifiesto las propiedades beneficiosas de los antocianos, unos compuestos que se encuentran en determinados frutos de colores rojizos, como arándanos, fresas, frambuesas, etc, ya que según la experta, "cada vez hay más evidencias de sus beneficios preventivos en enfermedades neurodegenerativas". Pero no sólo dependemos de los antioxidantes que se encuentran en las frutas y en las verduras, también los productos animales contienen estas sustancias.

antioxidantes

Los principales antioxidantes presentes en nuestra alimentación son:

 

 

Luteína y el licopeno: son carotenoides protectores de la vista y de las células en general. La luteína está presente en espinacas, coles y huevos entre otros, y el licopeno en tomates, sandía, papaya y naranja sanguina.

Vitamina A (retinol): los alimentos ricos en esta vitamina incluyen el hígado y yema de huevo. El beta-caroteno es considerado pro-vitamina A, está presente en los alimentos de color naranja, como zanahorias, boniatos, melón, albaricoques, calabaza o mangos y vegetales de hoja verde como la espinaca.

Vitamina C: se encuentra de forma abundante en muchas frutas y vegetales, como naranjas, kiwis, fresas, tomates. Vitamina E: en aceites vegetales, vegetales de hoja verde, frutos secos , yema de huevo, hígado, kiwi, aguacate, mango, coco y cereales integrales.

Selenio y zinc: se trata de minerales imprescindibles para la acción de enzimas antioxidantes. Principales fuentes son germen y salvado de trigo, cebollas, tomates y brécol para selenio y para zinc, carnes, mariscos, germen de trigo, quesos y huevos.

La astaxantina: uno de los antioxidantes más beneficiosos, con capacidades anti-inflamatorias y protectoras del ADN. Es responsable del color rosado del salmón, los langostinos o los flamencos. Es producido por diversos tipos de microalgas que son la base de la alimentación del zooplancton y el krill.

Los polifenoles: son compuestos antioxidantes encontrados en los alimentos vegetales, muchos de los cuales han sido relacionados con beneficios contra el envejecimiento y la reducción de enfermedades. Aquí entrarían los antocianos mencionados, el resveratrol (presente en uvas, vino tinto, cacahuetes) , las catequinas del cacao crudo orgánico o el té verde, las flavonas del perejil, orégano o el tomillo y la curcumina, el ingrediente activo en la especia india cúrcuma, es decir el famoso curry. Como podemos ver, la naturaleza nos brinda una interminable lista de “aliados” en nuestro objetivo: alimentación saludable.

Logra un estilo de vida saludable con nuestra coach en alimentación, visita el enlace.

 

Silvia Navarro Sanmiguel

Ingeniero Agrónomo especialista en industrias alimentarias

 

 

Valora este artículo del blog:
1
Continuar leyendo
598 Hits
0 Comentarios

SOMOS LO QUE COMEMOS " ES ÉPOCA DE AUMENTAR LAS DEFENSAS"

SOMOS LO QUE COMEMOS " ES ÉPOCA DE AUMENTAR LAS DEFENSAS"

ES EPOCA DE AUMENTAR LAS DEFENSAS

 

El invierno trae consigo las temidas enfermedades provocadas por microorganismos. En la mayor parte de los casos se trata de gripes, y catarros provocadas por virus y otras veces se trata de infecciones bacterianas que también atacan a nuestro sistema respiratorio provocándonos grandes dolores de cabeza, nunca mejor dicho, fiebre en muchos casos, tos, secreción nasal y un gran malestar que a veces consigue dejar en casa a nuestros niños y a nosotros mismos.

 

1498665442478invierno frio gripe defensas 1

Las consultas de los médicos y las urgencias  de muchos hospitales se colapsan en esta época del año y la gran mayoría de las veces salimos de ellas con una serie de recetas o recomendaciones para tomar anti térmicos y otras medicinas que alivien los síntomas. Pero siempre depende de  nuestro cuerpo que la respuesta sea lo suficientemente eficaz para que la enfermedad remita lo más pronto posible, y en muchos casos si nuestras defensas están altas la enfermedad ataca con menos virulencia.

¿Y como conseguimos que nuestro sistema inmunológico está preparado y responda al ataque de estos ejércitos de microorganismos invernales?. Hacer ejercicio, estar al aire libre, dormir bien, reducir el estrés, tratar bien a nuestro aparato digestivo, y recurrir a algunos alimentos naturales que serán nuestros grandes aliados, son algunos consejos que pueden ayudarnos en gran medida.

Hacer ejercicio y estar al aire libre  va a optimizar nuestras defensas por varios motivos ya que  nuestro cuerpo obtendrá vitamina D, se oxigenará y nuestro sistema circulatorio se verá beneficiado. No debemos olvidar que exponerse al sol, de manera segura, aumenta nuestros niveles de vitamina D, que bajan drásticamente en invierno y es una de las razones por las que también enfermamos más. Consumir lácteos, pescados y  carnes de calidad también nos provee de esta vitamina, aunque en menor medida.

 

Dormir bien es fundamental no sólo para aumentar las defensas naturales de nuestro organismo, además favorece la producción de la hormona del crecimiento, tan necesario para los niños y adolescentes. Pensemos que  al igual que es más difícil realizar actividades si tenemos falta de sueño, si nuestro cuerpo está cansado será más difícil también combatir una enfermedad.

 

En cuanto al estrés, debemos tener herramientas para manejarlo, tanto los adultos como los niños. Es importante que detectemos si nuestros hijos están estresados con el ritmo de vida al que están sometidos en muchos casos. Para reducir los niveles de estrés podemos respirar profundamente, hacer ejercicio, practicar actividades que nos resulten relajantes, estar con amigos y  personas que nos hagan sentirnos felices, escuchar música y todo aquello que nos ayude a bajar ese nivel de estrés, que si se vuelve crónico, puede afectar seriamente a nuestras defensas y hacernos más vulnerables a las enfermedades

 

alimentos inv

En cuanto al consejo que se refiere a tratar bien a nuestro aparato digestivo, es porque en el intestino viven billones de bacterias que configuran cerca del 85 por ciento de nuestro sistema inmunológico. Estas bacterias pueden estimular la secreción de la inmunoglobulina A que es el anticuerpo que actúa como la defensa inicial contra los patógenos invasores. Cuando nuestro aparato  digestivo no está funcionando bien, pueden presentarse una amplia gama de problemas de salud, además de tener una respuesta inmunológica menor frente a virus y bacterias,  incluyendo alergias y enfermedades autoinmunes.

Para favorecer la flora de bacterias “buenas” debemos alejarnos del consumo de alimentos procesados  que contienen gran cantidad de azúcares y  grasas malas. También entran en esta categoría los refrescos azucarados. El azúcar es el alimento favorito de los microorganismos patógenos. 

Por el contrario debemos consumir sobre todo verduras, frutas, frutos secos, lácteos, aceite de oliva, huevos,  carnes y pescados de calidad y por supuesto agua. Los alimentos fermentados de manera artesanal ayudan a repoblar nuestra flora de una manera asombrosa. También existen complementos alimenticios probióticos que deben ser recomendados por un profesional. Debemos tener especial cuidado después de haber tomado antibióticos, puesto que nuestras bacterias intestinales habrán disminuido en una cantidad considerable.

 

 

oregano tomilloEn cuanto a los alimentos naturales, que nos van a ayudar también en esta cruzada contra las enfermedades y que en algunos casos actúan como antibióticos naturales de amplio espectro  como por ejemplo  el ajo, tenemos una amplia  lista de ellos. La canela en rama y algunas de nuestras plantas mediterráneas como el orégano, el romero o el tomillo pueden aderezar nuestros platos para darles sabor y aportarnos una dosis extra de salud. La miel natural, las frutas ricas en vitamina C, los alimentos ricos en zinc ( mariscos,  quesos curados,  huevos, ternera, pavo y pipas de calabaza), y otros alimentos ricos en acido fólico, vitamina A, vitamina E, hierro y selenio, también ayudarán a mantener un sistema inmunológico sano.

 

 

Así que como decía Hipócrates “…deja que tu alimento sea tu medicina”…

 

Si deseas un asesoramiento personalizado visita nuestro Servicio de COACH en alimentación en:   LOGRA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Si deseas liberarte de tu ansiedad cuando comes, consulta nuestros cursos de Alimentación consciente en: RESUELVE TU ANSIEDAD CUANDO COMES

Silvia Navarro Sanmiguel

Ingeniero Agrónomo especialista en industrias alimentarias.                                    

Responsable de la atención personalizada del servicio “Coach en alimentación” en MiCursoMindfulness. 

 

 

Etiquetas:
Valora este artículo del blog:
0
Continuar leyendo
387 Hits
0 Comentarios

Somos lo que comemos

Somos lo que comemos

Lo que todos los PADRES DEBERÍAN SABER para PREVENIR TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN en los HIJOS

La detección precoz y ponerse en manos de especialistas para seguir un tratamiento adecuado son las mejores armas para combatir la anorexia, una vez establecida la enfermedad. Sin embargo, es mejor prevenir su aparición con la difusión de programas de prevención y promoción de la Salud en los ámbitos familiares, educativos y sociales, que permitirían reducir el número de personas que desarrollan trastornos alimentarios cuyas consecuencias pueden repercutir sobre su salud de forma irreversible.
Prevenir la anorexia desde la infancia
Estas son algunas claves que te ayudarán a prevenir la anorexia en tus hijos o familiares de corta edad:
• Enseñar a los niños desde pequeños, tanto en casa como en la escuela, la importancia de unos correctos hábitos alimenticios.
Fomentar su autoestima. Es importante que conozca sus capacidades y limitaciones, y aprenda a sentirse a gusto consigo mismo. Esto evitará futuros complejos.
• Reforzar su autonomía y estimularle para que tenga sus propias opiniones y resulte menos vulnerable a los mensajes de los medios de comunicación y la publicidad que transmiten la idea de que tener un cuerpo perfecto es sinónimo de éxito y felicidad, olvidando los valores de las personas.
Comentar con el niño estos mensajes sobre estética y alimentación que difunden los medios de comunicación, razonando lo que es cierto y lo que no, y enseñándole a valorar la salud por encima de los condicionamientos estéticos.
No proponerle metas, ni académicas ni deportivas, que superen sus capacidades, para evitar frustraciones.
• Animarle a practicar ejercicio con regularidad. Es bueno para su salud y le ayudará a mantenerse en forma.
• Facilitar sus relaciones sociales y su participación en actividades extraescolares, excursiones, visitas culturales programadas por el colegio, etc. Si se siente integrado socialmente, es difícil que al crecer piense que le van a rechazar por no cumplir unos cánones de belleza concretos.
• Establecer una buena comunicación dentro del ámbito familiar, para que el niño se sienta seguro, y sea capaz de buscar el consejo y la ayuda de su propia familia cuando se enfrente a situaciones que le resulten difíciles o estresantes.

BUENOS HABITOS ALIMENTICIOS EN LA INFANCIA
Los padres son los primeros maestros de sus hijos. ¡Tienen tanto que enseñarles en la vida! Uno de los conocimientos más importantes que puedes transmitirle a un hijo es que aprenda a comer bien. Esto implica no solamente que aprenda a escoger aquellos alimentos que favorecen su salud, sino a desarrollar una actitud sana y positiva ante la alimentación en general.
Nuestra energía y bienestar depende en gran parte del tipo y la calidad de alimentación que llevamos. Esta, a su vez, está directamente relacionada con nuestra cultura, costumbres y hábitos que adoptamos desde la infancia. La publicidad de las industrias alimentarias también influye, hoy por hoy negativamente, en estos hábitos. En prácticamente un siglo hemos pasado de una economía de autoconsumo a una economía de mercado donde muchas veces la mujer trabaja fuera del hogar. Afortunadamente existe una gran preocupación por la salud y se reconoce que la alimentación adecuada es un instrumento de protección de la salud y prevención de enfermedades, sin embargo existe una tendencia natural entre la población joven a no considerar como factor de riesgo para su salud una alimentación inadecuada basada en alimentos chatarra y desórdenes en los horarios.
Por todo ello cuanto más temprano comencemos a inculcarles buenos hábitos de alimentación a tus hijos, mejor. La recompensa será una mejor salud a largo plazo.
Un hábito es un mecanismo estable que crea habilidades, es flexible y puede ser utilizado en situaciones de la vida cotidiana. El proceso de formación de hábitos en los niños y niñas se basa en la construcción de rutinas definidas por los adultos en cuanto a tiempos, lugares, métodos y actitudes. Estas rutinas corresponden a actividades que las personas realizan en la vida diaria y pueden repercutir de manera favorable o desfavorable en su estado de salud, nutrición y bienestar en general.
Las prácticas de higiene bucal como el cepillado de dientes y las de higiene personal como el baño o ducha diaria y lavado de las manos son ejemplos de hábitos saludables.
La promoción, la formación y la consolidación de los hábitos alimentarios y estilos de vida saludables contribuyen a prevenir la aparición de enfermedades y trastornos.

Algunos consejos para poner en práctica desde hoy mismo:

1. Crea un ambiente agradable en torno a la mesa. La comida alimenta el cuerpo y el entorno alimenta el espíritu. Haz que tu familia se reúna a comer al menos una vez al día. Aprovecha para compartir lo ocurrido en la casa, la escuela o el trabajo y estrecha así la comunicación y la unión familiar. Involucra a los niños a que pongan la mesa y a que te ayuden en pequeños quehaceres como a preparar la ensalada o a servir el agua. Usa esa vajilla nueva que tienes guardada, y el mantel o los individuales de colores bonitos. No hay por qué esperar a una ocasión “especial” para estrenarlos. ¡Hazlo hoy mismo!

2. Establece unos horarios regulares para las comidas y también en las horas de sueño

3. Evita que tus hijos se acostumbren a comer frente al televisor. Comer es también una actividad social, ideal para compartir, no para aislarse. Además de que frente al televisor se come de más, es una mala costumbre que debes eliminar de tu entorno familiar. Si es posible, evita también los teléfonos celulares.
4. No restrinjas los alimentos. ¿Tu hijo tiene sobrepeso? En lugar de “quitarle” comida, prepárale comidas más ligeras y saludables y estimúlalo a hacer ejercicio. Si desde que es muy pequeño le restringes los alimentos, aumentarán las probabilidades de que desarrolle enfermedades como la bulimia y la anorexia más adelante.
5. Convierte los alimentos sanos en sus amigos. Los niños tiene que relacionar los buenos alimentos con cosas positivas para ellos (la leche con el crecimiento de sus huesos, el omega 3 del pescado azul con ser más inteligentes, el brócoli con sus antioxidantes como el alimento que le da superpoderes, etc, etc). Las golosinas y los bollos deben pasar a formar parte de una alimentación ocasional.
6. Lleva a tu casa alimentos sanos. Si no compras alimentos procesados, llenos de grasa y con muchas calorías, tus hijos no podrán comerlos. En su lugar, coloca frutas en un frutero al alcance de todos, y ten a la mano verduras cortadas en trocitos en el refrigerador (hielera). En lugar de galletitas repletas de azúcar, pon en tu alacena o en la nevera, y bien accesibles cereales, tostadas de pan integral, yogur, frutos secos, dátiles o pasas.
7. Esfuérzate por explorar nuevas recetas que no sean muy complicadas pero que ayuden a brindar más sabor y variedad a los alimentos que sirves a menudo. El pollo, el pavo, y el cerdo magro se prestan de maravillas para presentarlos de muchas formas. Buscar maneras novedosas de servir los vegetales, que son por lo general los menos “populares” entre el público infantil.
8. Enséñales la importancia de un buen desayuno. Es la primera comida del día y la base para que funcionen bien en la escuela. Si desde chicos se acostumbran a desayunar, no se saltarán esta importante comida más tarde en la vida. Incorpora frutas, un buen pan integral, aceite de oliva o buena mantequilla e incluso los tradicionales huevos pasados por agua.
9. Olvídate de obligarlos a limpiar el plato. Si el niño se siente lleno, que pare de comer. Así aprenderá a escuchar y a respetar las señales de su propio cuerpo. Obligarlo a terminarlo todo le inculcará el mal hábito de seguir comiendo aunque esté satisfecho.
10. No uses los alimentos como premio o castigo. En lugar de premiar una buena nota con un helado, o quitarle el postre por portarse mal, lleva al niño al parque a jugar o limita su horario de televisión.
11. Si tienen edad suficiente, llévalos contigo al supermercado y pídeles ayuda para seleccionar los alimentos. Aprovecha para enseñarles a escoger la fruta, las carnes y hasta los postres y explícales de manera sencilla por qué seleccionas un producto y no otro.
En la creación de hábitos, conviene que prediques con el ejemplo. Así los hijos no recibirán mensajes contradictorios. Recuerda siempre que lo que vean y aprendan a hacer ahora serán los patrones de su vida en el futuro. Enséñalos día a día a valorar positivamente los alimentos y a disfrutar de una cena o almuerzo en familia. Así serán mucho más saludables tanto mental como físicamente.

 

Si deseas un asesoramiento personalizado visita nuestro Servicio de COACH en alimentación en:   LOGRA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Si deseas liberarte de tu ansiedad cuando comes, consulta nuestros cursos de Alimentación consciente en: RESUELVE TU ANSIEDAD CUANDO COMES

Silvia Navarro Sanmiguel

Ingeniero Agrónomo especialista en industrias alimentarias.                                    

Responsable de la atención personalizada del servicio “Coach en alimentación” en MiCursoMindfulness. 

Etiquetas:
Valora este artículo del blog:
0
Continuar leyendo
1281 Hits
0 Comentarios

FOOTER Condiciones

FOOTER Información legal

CURSO INICIACIÓN AL MINDFULNESS - GRATUITO
 
Accede a las técnicas que te harán conectar con tu calma, bienestar y felicidad
  • ¿Sabes porque te estresas?
  • ¿Sabes que tu mente elabora más de 80.000 pensamientos al día y que la mayoría son negativos?
  • ¿Conoces la importancia de vivir en el presente, sin acordarte del pasado o pensar siempre en el futuro?
  • Aprende a conectar con lo que eres. Ya tienes lo que necesitas para vivir en paz y feliz. No necesitas nada más.
En este video de 30 minutos aprenderás el significado de mindfulness o atención plena, y porque el entrenamiento mental con mindfulness te ayudará a no estresarte y a superar tus estados de ansiedad. Obtendrás además 3 meditaciones GRATUITAS y 6 documentos con valiosas explicaciones.
 
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.